6 de enero de 2008

Asociación Civil Ex Agentes del Estado

Allá por octubre de 1992, después de haber dado 40 años de su vida al ferrocarril, mi padre decidió, luego de muchas presiones debido a los diversos rumores que circulaban, adherirse al "Retiro Voluntario" con la promesa de jubilarse a los 60 años ya que para esa época contaba con 54. Una persona joven y activa pero que para nuestro mercado laboral ya era "vieja".
En el año 1993, justo al año siguiente, Menem sanciona una ley donde eleva a 5 años más la edad jubilatoria. Por lo tanto, mi padre ya no tenía que esperar SEIS años para cobrar su jubilación sino ONCE!!!
Ante este oscuro panorama y viendo cómo su indemnización (que no fue equitativa para todos los empleados estatales) se iba diluyendo pues había que vivir, decidió como muchos, comenzar a buscar trabajo. Pero el mercado laboral ya no lo quería, no le era útil.
Muchas veces lo he visto quebrarse en silencio, aunque él creía que yo no lo veía; pero lo que rescato de él (cosa que heredé) es su tesón, sus GANAS. Si alguno vio la película "Próxima Salida" (ver post del 20 de agosto de 2007), él pasó como sus protagonistas, por tener el "remise" y el "maxikiosko", cosa que hicieron los miles de trabajadores "retirados voluntariamente" de empresas estatales.
Cansado de esta situación, decide organizarse junto a otros trabajadores no sólo ferroviarios, comenzando así un camino que se inició en 1996 teniéndolo como Secretario de Prensa de (en ese entonces) la Comisión Nacional de Ex Agentes del Estado, hasta llegar a presidirla al día de la fecha.
Quizás algunos, después de ver este video testimonial, piensen que fueron muy pocos los logros obtenidos. Pero si pensamos y tratamos de ver un poco más allá, creo que la obra de los Ex Agentes fue COLOSAL. No sólo lucharon y luchan por sus justas reivindicaciones salariales (LO QUE LES CORRESPONDE POR LEY) sino que semana tras semana, reunión tras reunión, han sabido apoyarse, alentarse y rescatarse de probables trágicos destinos (como se han dado tristemente muchos casos) por no haber podido afrontar la degradación del "ser" del hombre, el poder ganarse el pan dignamente con el fruto de su trabajo.
Aquí les presento el testimonio de mi padre, un motivo más para sentirme orgullosa de él.

5 comentarios:

Gonzalo dijo...

Un grande tu Papá Adriana.
Muy emotivo tu sabio homenaje.

Te vengo siguiendo desde el video de Damián, Chirola para los amigos.

Con gusto, espero que te des una vuelta por nuestra web. Hay mucha mas gente apasionada por el ferrocarril Argentino.

Un abrazo

Adriana López dijo...

Hola Gonzalo, un gusto conocerte!!! Gracias por lo que me decís y por lo que decís sobre mi viejo. Cuando te referís a la web de uds. hablás de la de los Amigos del Belgrano? Si no es así, dejame el link así puedo visitarla. Sé que hay muchísima gente con la que compartimos estos sentimientos. Por eso estoy tan convencida que cuando el resto se "despierte", los Ferrocarriles van a volver a ser lo que alguna bez fueron.
Te espero siempre por aquí.
Cariños y buen año para vos y los tuyos!

Adriana López dijo...

Fe de errtas:
el "bez" del comentario anterior FUE UN ERROR DE TIPEO!!! VEZ VEZ VEZ. jajajjajaa.

Marta Repupilli dijo...

me encantó conocerte a traves de twitter, que herramienta fabulosa! y me encantó tu blog!
cariños

Adriana López dijo...

Gracias Marta por lo que me decís!!! Yo también he visitado tu blog y está muy interesante también. Lo voy a tener en cuenta por si alguna docente este año quiere trabajar conmigo el tema del sida. Un cariño grande.