1 de septiembre de 2008

Los trenes volverán...

Los trenes volverán, como vuelven los días, los meses, las estaciones…
Los trenes volverán, para seguir uniendo pueblos, regiones y ciudades…
Los trenes volverán, como van y vuelven, los pasajeros, las cargas y mensajes…
Los trenes volverán, simplemente, por el placer de viajar:
como el agua, la luz o el amor, no es posible vivir sin ellos.

Fernando Pino Solanas

Cuando uno lee estos versos y descubre que su autor es nada más ni nada menos que un intelectual como Fernando Pino Solanas, se le eriza la piel. Esto me pasó cuando esta mañana visité su sitio en el que nos explica el argumento y el por qué del documental que se estrena este jueves en Buenos Aires. Cuando el año pasado comencé con los primeros artículos de este blog fue con la intención y con el sentimiento casi concreto (o será que mi esperanza es tan fuerte que puedo considerarla casi más como una certeza) de que los trenes volverían. Con el correr del tiempo me di cuenta que no estaba sola creyendo o alimentando este sueño, así les di a conocer a gente que creyó y sigue creyendo en lo mismo que creían nuestros abuelos y nuestros padres. El sueño de volver a ver VIVO al ferrocarril y VIVOS a sus pueblos.

“Próxima Estación” es el nuevo documental de Fernando Pino Solanas y se estrena en Buenos Aires este jueves. Documental desarrollado en tres fuertes ideas:

1) A comienzos de los años 90, las empresas del Estado se privatizaron con la promesa de modernizar sus servicios y brindar mejor atención: los trenes interurbanos fueron suprimidos; miles de pueblos quedaron aislados y un millón de habitantes emigró hacia las capitales.

2) La construcción de los ferrocarriles fue una de las grandes epopeyas industriales del país. En 1857 comenzó a circular el Ferrocarril del Oeste - una empresa de capitales argentinos- y años después, llegarían las compañías inglesas y francesas. Casi un siglo más tarde, el gobierno de Perón nacionaliza todos los ferrocarriles y la red alcanza los 50.000 km.; nacen las escuelas ferroviarias; se fabrican locomotoras diesel y a vapor y todo tipo de vagones; el tramo Buenos Aires-Rosario se cubría en 3,30 hs. Con el gobierno de Arturo Frondizi comienza la reducción del ferrocarril. Su ministro A. Alsogaray pone en ejecución el Plan Larkin, del Banco Mundial: se eliminan tranvías y trolebuses y desembarcan las multinacionales de camiones y neumáticos.

3) El ferrocarril no tiene reemplazo:” es el único transporte que puede llegar a destino en las peores condiciones climáticas”. Es el medio de transporte más seguro, menos contaminante y más económico. Es 8 a 10 veces más barato que el transporte automotor: una locomotora arrastra la carga de 50 camiones o de 20 ómnibus de pasajeros. Para financiar el “tren bala” - que sólo servirá a las capas pudientes de Buenos Aires, Rosario y Córdoba y no transfiere tecnología- el gobierno endeuda al país por 30 años. Con la mitad de lo que costará la obra, se pueden reconstruir a nuevo los ferrocarriles interurbanos de las provincias del país, con 7.000 km. de vías para trenes de pasajeros, 11.000 km. para los cargueros y 310 locomotoras nuevas.

Les recomiendo que no se pierdan un documental que aborda la Historia y cree en la Reconstrucción de los Ferrocarriles.

Obtené más información en el sitio oficial “Próxima Estación”




"La Próxima Estación"
Documental
Duración: 115 minutos
Color, 35 mm.
Copyright: Cinesur S.A.
Buenos Aires - Argentina - 2008



2 comentarios:

Blogger: Horacio Cambeiro, Periodista. dijo...

Muy bueno el articulo Adriana. Felicitaciones y saludos desde Estados Unidos. Muy lindo el concepto del blog.

Horacio.

Adriana López dijo...

Muchas gracias Horacio!!! Nos seguimos leyendo.